La población que padece dolor de cuello aumenta cada año.  Las malas posturas frente a la pantalla del computador, Tablet o celular tienden a agravarlo; por otra parte, me he dado cuenta que el uso del tapabocas también está fomentando esta mala postura, cada vez veo a más personas llevar su cabeza hacia adelante para mejorar su campo visual.

El dolor en cuello es incapacitante. Durante el día puede ser constante y en la noche no permite a la persona el buen dormir; con el tiempo puede   limitar los rangos de movimiento obligando al resto de la columna vertebral a suplir la carencia. Los estudios muestran 4 datos interesantes:

  1. Las mujeres son las más propensas a presentar dolor en  cuello.
  2. Los cambios degenerativos anatómicos en cuello no siempre están relacionados con dolor.
  3. La teoría apunta a que la causa es la falta de fuerza, sin embargo, los ejercicios de fortalecimiento en esta zona del cuerpo no mejoran la sintomatología a corto plazo.
  4. Después de 10 minutos frente al computador las personas con dolor en cuello no sostienen la cabeza adecuadamente así estén haciendo su mejor esfuerzo por mantener la postura.

¿Esto qué significa?

La debilidad muscular genera un imbalance entre los músculos superficiales y los profundos, lo cual activa otros músculos que no deberían accionarse y esto hace que otros músculos se debiliten.

Así, por más que una radiografía muestre anomalías en el cuello, no necesariamente esas anomalías son la causa del dolor, sino el imbalance que explico líneas arriba.

Esto, es un círculo vicioso que se debe parar para aliviar el dolor.

Entonces, ¿qué opciones tiene la persona con dolor de cuello?

  • Adecuar el lugar de trabajo.
  • Hacer ejercicios posturales que le permitan alcanzar los rangos de movimiento.
  • Aplicar medios físicos como calor en cuello y hombros.
  • Hacer estiramientos

En mi experiencia profesional cuando llega un paciente con dolor en cuello, es todo un desafío que posicione su cabeza hacia atrás ya que  por lo general no puede hacerlo.  Sus primeros intentos son de llevarla en extensión (mirar arriba o al techo), por lo anterior debo indicarles cómo realizarlo y repetirlo varias veces. El movimiento es como sacando papada; te invito a que lo realices en este momento preferiblemente frente a un espejo para que te cerciores que lo estás realizando correctamente. Fíjate que cuando llevas la cabeza atrás tu maxilar inferior se mueve hacia adelante. Cuando llevas tu cabeza adelante el maxilar se va hacia atrás. ¿Qué significa eso? Que no solo la mala postura cervical te puede causar dolor en cuello sino también alterará tu mordida y el posicionamiento de la lengua; lo que conlleva a un sin número de patologías digestivas y es una de las causas del ronquido.

Es necesario hacer cambios EN TU SITIO DE TRABAJO, puesto que los ejercicios o los estiramientos nunca van a compensar 8 horas al día de mala postura. En el blog anterior encontrarás una guía para adecuar tu sitio de trabajo.

El calor sobre la zona permite relajar a los músculos y mejorar la circulación. Es ideal aplicarlo no solo en el cuello sino también en los hombros.  El hielo tiene un efecto analgésico, pero debes aplicarlo con cuidado.  Si deseas conocer más sobre el tema dirígete al blog sobre la aplicación de calor y frío. Todo movimiento debes hacerlo pausado, con ritmo respiratorio, debes empezar con movimientos básicos y gradualmente aumentar la dificultad. Si tienes dudas sobre cómo ejecutarlos comunícate conmigo a través de la página web que menciono anteriormente o escríbeme al mail: fisioterapia@zulmacastaneda.com