El estiramiento elonga los músculos. Un músculo que ha sido entrenado se contrae, es decir, se acorta. Por eso es necesario volverlo a su posición inicial. De lo contrario al día siguiente va a estar más corto. Esto con el tiempo hace que disminuya el rango de movimiento de la articulación, lo que cambia tu técnica deportiva y tu postura. Un músculo no se estira solo, a menos que lo estires y durante 30 segundos.

Existe controversia en si es conveniente hacerlo o no antes de la actividad deportiva (https://doi.org/10.1080/07303084.1999.10605682).  El que es absolutamente necesario es el estiramiento que se hace después. Una vez terminas el entrenamiento debes estirar.

La sensación que produce un estiramiento es entre dolor y placer. Cada vez que estiras debes respetar el límite de dolor de tu cuerpo, de lo contrario puedes lesionarte.  En lo posible hacer el movimiento sostenido. Para estirar bien necesitas saber y sentir el grupo muscular que estas estirando. Cuando dirijo a mis pacientes virtuales les pregunto en cada posición dónde sienten el estiramiento. Por lo general la respuesta es: “en todas partes”, así que los invito a que se concentren en la sensación y me señalen la zona del cuerpo donde sienten el estiramiento. Por lo general tengo que corregirles el ángulo varias veces hasta que logran estirar la parte del cuerpo que necesitan.

En los jóvenes en crecimiento, un músculo acortado no le permite al hueso crecer apropiadamente.  En mi práctica de estos 20 años no he conocido el primer púber o adolescente que tenga disciplina para hacer la rutina de calentamiento y estiramiento. Sólo lo hacen cuando está presente el dolor. Convencer a un joven de estirar durante 30 segundos cada grupo muscular que le toma 10 minutos del día es una tarea titánica.  Muy pocos padres disciplinados lo logran. Estos padres sacrifican 10 minutos de su día desplazando las extremidades (de ese cuerpo inerte echado sobre la colchoneta) en diferentes direcciones y adivinando el límite del movimiento en cada posición.   

En los adultos el estiramiento es subestimado por la gran mayoría. Si entrenan en la mañana no dejan el tiempo suficiente para estirar al final y si el entrenamiento es en la noche suelen contar las pocas horas de sueño que quedan. Al final nunca estiran lo necesario.

Un buen estiramiento sólo toma 10 minutos y si lo haces en el ángulo correcto logras elongar el músculo y la cadena muscular completa. Puedo guiarte y enseñarte en una sesión los estiramientos adecuados para ti teniendo en cuenta tu actividad diaria, historia clínica y deportiva.